sábado, 15 de julio de 2017

Definiciones



Visita del Dr E. Michael Jones.
Breve crónica.

Entre los días 26 de marzo y 3 de abril visitó la Argentina el Dr E. Michael Jones, valiente y prolífico humanista católico oriundo de South Bend, Indiana, Estados Unidos. Director de la Editorial Fidelity Press y Editor de la revista mensual (digital e impresa) Culture Wars desde hace 36 años , el Dr Jones es autor de más de 25 importantes obras dedicadas al estudio y a la exposición de la guerra cultural en curso contra la Iglesia Católica y la cultura católica.


Su visita fue puesta bajo la protección de la Virgen de Luján y resultó todo un éxito: enriquecedora tanto para quienes tuvieron ocasión de escuchar sus conferencias como para el Dr Jones mismo , quien pudo observar los efectos de la guerra cultural anticristiana en nuestra propia patria e indagar sobre sus causas profundas y sus manifestaciones más inmediatas. Así, a modo de ejemplo pudo visitar el Monumento a España en la Costanera Sur en Buenos aires, quizá el más hermoso y lleno del contenido histórico fundacional de la Argentina, hoy arrumbado, mutilado y oculto tras innúmeros camiones y contenedores.


Así mismo fue del especial interés del Dr Jones conocer la historia personal del Cardenal Jorge Mario Bergoglio, su actuación concreta en los distintos cargos que ocupara, las decisiones que fue tomando frente a los grandes temas, sus pronunciamientos, las amistades que cultivó o las personas que persiguió, en orden a entender mejor su  personalidad y el confuso y ominoso itinerario de su papado actual.


El Dr Jones disertó en las ciudades de Bella Vista, Buenos Aires y La Plata, rindiendo homenaje al Padre Juan Claudio Sanahuja y visitó la tumba del gran humanista jujeño-platense Octavio ”El Pato” Sequeiros en Jauregui/Luján.


El tema central de sus conferencias fue “Libido Dominandi: liberación sexual como control político”. Mostró por ejemplo, cómo y por qué los israelíes cuando invadieron Ramallah en la Ribera Occidental de Palestina transmitieron pornografía a los hogares palestinos; luego hizo un recorrido histórico desde la historia bíblica de Sanson y Dalila en adelante a fin de mostrar cómo la exacerbación de pasiones como la lujuria es una poderosa arma militar y un instrumento letal que todos los revolucionarios han usado: desde Voltaire y el Marqués de Sade hasta Wilhelm Reich y Michelle Foucault. En particular sobre este último, el Rey Filósofo de la Izquierda europea de fines de los años 1970 hasta el día de hoy , mostró cómo vació a la izquierda de su tradición critica para ponerla al servicio de un proyecto “progresista” que amalgama liberación homosexual y economía austríaca de mercado al servicio de la plutocracia capitalista, haciendo del homosexual el “ciudadano ideal” en el sistema socio-económico actual.


También en base a su profundo conocimiento de la historia y a su experiencia personal en distintos lugares del mundo que visita, mostró cómo y por qué los judíos son revolucionarios permanentes que apalancan su accionar mediante sus dos instrumentos favoritos : la usura y la liberación sexual (a través de la pornografía, los “tetazos”, la promoción del aborto, la contracepción y el matrimonio homosexual).

El Dr Jones demostró que cuando la jerarquía católica estuvo unida supo poner límites a la acción revolucionaria de los judíos. Por ejemplo, en los EE.UU a la industria pornográfica de Hollywood entre 1930 y 1965. O recientemente en Polonia donde el episcopado decidió traducir el libro Libido Dominandi del Dr Jones y, luego de difudirlo, lo utilizó como base para una carta pastoral que destruyó a la Ideología del Género. En contraste, relató cómo el felón y judaizado arzobispo de Praga cuando el Dr Jones estuvo allí corrió servil a la embajada de Israel y a la de EE. UU a denunciarlo por antisemita porque había citado a Jesucristo cuando dijo a los fariseos que eran hijos de Satanás.


El Dr Jones respondió todas las preguntas que se le formularon relativas a temas de sus más de 25 libros y también sobre otros de la actualidad más inmediata, dejando algunas definiciones como las que siguen:


* La elección de Trump es manifestación del repudio y del rechazo de la gente a la “corrección política.


*Los nuevos oligarcas en los EE. U, los CEO de las grandes corporaciones, los homosexuales y los judíos, promueven una agenda revolucionaria para liquidar el gobierno representativo a nivel estadual e imponer la suya.


* La CIA y los Oligarcas han declarado la guerra al Presidente Trump. Trump no está preparado para sostener y cumplir  su agenda y las promesas de su discurso de campaña.


*Los judíos controlan la política exterior de los EE. UU.


* Rusia es un país cristiano y Putin el más más importante estadista del siglo XXI.


*El capitalismo es usura legitimada por el Estado.

*En Medio Oriente hay un nuevo equilibrio de poder: por un lado Israel, EE. UU, Arabia Saudita e ISIS y por otro Siria, Irán, Rusia, y Hezbollah.


* Hezbollah tiene la capacidad militar para atacar las instalaciones nucleares de Israel.


* La Iglesia católica ha perdido todas las batallas en los últimos setenta años porque se rehúsa a entender la guerra cultural que se libra contra ella y no identifica a su enemigo.


* La “ American Proposition” orquestada por Henry Luce, dueño del imperio mediático TIME/LIFE, junto con el sacerdote jesuita John Courtney Murray y el agente de inteligencia CD Jackson, presentada en Roma el 29 de noviembre  de 1953 en la Universidad Pro Deo del agente de la CIA dominico Felix Morlión, fue el ariete de la operación de guerra doctrinaria librada por la CIA antes, durante y después del Concilio Vaticano II que cambió a la Iglesia católica.


*Occidente ha fracasado.


*Los judíos al rechazar a Cristo rechazaron el Logos, el Orden del Creador en el Universo y en la Historia, la Sabiduría Eterna. Y al rechazar el Logos se convirtieron en revolucionarios permanentes.


* En la guerra cultural en curso –y tal como la Iglesia lo supo comprender durante siglos con políticas concretas acorde—se puede tener relaciones con los judíos (hebreos que rechazan a Cristo) o se puede tener la unidad en  la Iglesia. Pero no las dos cosas. Ambas son incompatibles. Desde “Nostra Aetate” a “ Dones” la Iglesia eligió las buenas relaciones con los judíos y ha perdido su unidad. Y con ella todas la batallas culturales de los últimos 70 años.


* La propuesta del Dr Jones: imitar a los Tres Reyes Magos de Belén. Tuvieron la inteligencia para discernir el Logos, la voluntad para seguirlo y la astucia para no caer en las estructuras políticas tramposas de la época.

Luis Álvarez Primo

domingo, 25 de junio de 2017

Aviso de aparición


   
LEA Y DIFUNDA "CABILDO"

miércoles, 24 de mayo de 2017

Conferencia

DEL ISCARIOTISMO
A LA APOSTASÍA


   
Presentación. Video cortesía del canal Toda La Verdad 1.
   


martes, 23 de mayo de 2017

Poesía que promete



SEÑOR, TENÍAN MADRES
 
El que cayó partido por esquirlas quemantes
de la anónima pólvora estallada a mansalva,
y se quedó sin rostro para ver el otoño,
sin las manos castrenses de los días tonantes:
 
Señor, tenía una madre que lo esperaba al alba.
 
El que olvidó el pellejo tajado por la furia
del insurrecto alzado en la calma de enero,
el que usó de mortaja su uniforme argentino
como el jefe imbatible de una antigua centuria:
 
Señor, tenía una madre que veló a su guerrero.
 
El que cruzó la selva tucumana a sablazo
cuando un tiro faccioso se le hundió en la osamenta,
la mirada nublosa por la sangre surgente
con la oración devota del postrimero plazo:
 
Señor, tenía una madre que aguantó la tormenta.
 
El que gritó en Formosa que nadie se rendía
enarbolando al tope la juvenil guapeza,
recibiendo la muerte de forajidas turbas
sin tiempo para el rezo de algún Avemaría:
 
Señor, tenía una madre que sufrió tal crudeza.
 
El que en tantos recodos del entresijo urbano
con crueldad y violencia trataron sus captores,
hasta extinguir sus huesos en lúgubres camastros
aunque el temple guardaba el valor del cristiano:
 
Señor, tenía una madre que alumbró con dolores
 
El que no delinquió ni mancilló su espada,
salvaguardando cruces,custodiando banderas,
en regimientos patrios,en las Islas Malvinas
para que lo aguardara una prisión sellada:
 
Señor, tenía una madre con su alma en las trincheras.
 
Guillermina con Gladys, Juan Eduardo tras Paula,
la pequeña María Cristina, toda infancia,
no alcanzaron el tiempo de la flor y la fruta
no más juego a la siesta ni más libro en el aula:
 
Señor, tenían madres que aún gimen la distancia.
 
¿No merecen acaso el respeto del luto,
el consuelo impetrante de una carta papal,
la misiva romana del sucesor de Pedro
la bendición solemne en señal de tributo?:
 
Señor, dales Tú mismo la certeza pascual.
 
Desagravia esta afrenta a las madres ausentes
de la historia, el recuerdo, la memoria o las plazas.
Nómbralas comensales de tu pan y tu mesa,
condecora sus pechos con tus llagas ardientes.
 
Señor,a todas ellas, yo sé que las abrazas.
 
ANTONIO CAPONNETTO

miércoles, 17 de mayo de 2017

Cartas de Lectores

CUANDO LOS PASTORES DUERMEN,
LOS PERROS TIENEN QUE LADRAR

Buenos Aires, 2 de mayo de 2017

A S.E. EL
PRESIDENTE DE LA
CONFERENCIA EPISCOPAL ARGENTINA
MONS. JOSE MARIA ARANCEDO

Excelencia:
De acuerdo con el Comunicado de Prensa del 2-5-17 de la Conferencia que Ud. preside, “La 113° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina iniciará un tiempo de reflexión sobre los acontecimientos ocurridos durante la última dictadura militar. El mismo comenzará con la escucha de algunos testimonios de familiares de personas que sufrieron las consecuencias de este período marcado por la violencia en distintos ámbitos de la sociedad … Este proceso de largo aliento continuará durante las asambleas de los próximos años donde se buscará realizar, más adelante, un camino de diálogo entre los obispos en el marco de la cultura del encuentro y la amistad social”. 
Por su parte INFOBAE, al igual que CLARIN sintetizan en sus titulares “La Iglesia buscará reconciliar a familiares de desaparecidos y de militares” en evidente explicitación de la vaga expresión, víctimas de “…la violencia en distintos ámbitos de la sociedad…” contenida en el comunicado de prensa de la Conferencia Episcopal.
Así quedan planteados los términos que marcarán el camino: se buscará la reconciliación de familiares de víctimas que pertenecieron a los dos bandos en lucha en los años setenta.
Lo que no queda claro es quién actuará en representación de la Patria, pues fue ella la atacada y primera víctima en la guerra que el marxismo le impuso, mucho antes incluso de ocurrida la “última dictadura militar”.  Si Monseñor, muchos tenemos frescos el recuerdo de la incursión guerrillera de Taco Ralo. También recordamos la amnistía del 25 de mayo de 1973 por la que ganaron la calle los terroristas que habían sido juzgados por un Tribunal de Justicia, gozando de las garantías que rigen los procesos penales. Sabemos de la usina revolucionaria que fue Cuba y como allí recibían entrenamiento quienes luego ensangrentaban las calles patrias, sin distinguir democracia o dictadura.
Que quede claro: NI EL CRIMINAL MAS CRUEL MERECE LA CONDICIÓN DE DESAPARECIDO. Pero tan solo esa condición no transforma a esas personas en víctimas inocentes. Allá los militares que traicionaron el legado sanmartiniano siguiendo viles estrategias sugeridas de afuera; pero honor a los hombres de uniforme que combatieron digna y valientemente defendiendo la patria en una guerra justa que les fue impuesta.
Valgan las expresiones de Hebe de Bonafini de hace unos años, advirtiendo que el Museo de la Memoria no estará completo hasta que fueran exhibidos en él los Fal que empuñaron sus hijos.
No es una mera reconciliación entre personas lo que debe buscarse. Es la restauración de la Patria herida en Cristo lo que debe ser objeto de desvelos. La paz que se busca a través de la reconciliación tendrá pilares de barro si antes no logramos hacer justicia con nuestro pasado y nuestro presente.
Besa su anillo episcopal.

Enrique García

domingo, 14 de mayo de 2017

En el Centenario de Fátima



CENTENARIO DE FÁTIMA:
DIGAMOS LA VERDAD
SOBRE EL TERCER SECRETO

Primeramente, queremos establecer cuatro datos ciertos, objetivos, concernientes a este Secreto, y que nos van a permitir progresar a grandes pasos en el descubrimiento del misterio:
1) Un primer hecho capital: conocemos el contexto del tercer Secreto. No hay, en efecto, propiamente hablando, más que un solo Secreto revelado por entero el 13 de julio de 1917. Ahora bien, de ese todo coherente conocemos ahora tres partes sobre cuatro: conocemos el principio ‒las dos primera partes del Secreto‒ y el fin que constituye seguramente la conclusión: “Al fin, nos promete Nuestra Señora, mi Corazón Inmaculado triunfará, el Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y será dado al mundo un tiempo de paz”. Es en este contexto ya conocido, a continuación del etc., marcado por la misma Sor Lucía al fin de la segunda parte, que el tercer Secreto se inserta.
Tal es el primer hecho que es para nosotros un criterio importante: el contenido de la parte inédita dee cuadrar con su contexto inmediato y encajar armoniosamente con el conjunto del mensaje de Fátima, cuya coherencia es por otra parte totalmente notable.
2) Segundo hecho importante: Si las circunstancias en las cuales fue revelado nos prueban su unidad profunda, las circunstancias dramáticas de su redacción nos descubren ellas solas su gravedad trágica.
3) Tercer hecho muy esclarecedor: es a causa de su contenido y solamente por este motivo, por el cual desde 1960 los Papas sucesivos han rehusado divulgarlo.
Juan XXIII en primer lugar, a pesar de la espera ansiosa, verdaderamente sobrenatural, de las muchedumbres católicas, fue el primer que decide “enterrar el Secreto”. Él lo deposita, contaba el Cardenal Ottaviani, “en uno de esos archivos que son como un profundo pozo negro, negro, al fondo del cual los papeles caen, y nadie ve ya nada”. De hecho, se sabe muy bien que el manuscrito de Sor Lucía fue colocado por el Papa en el escritorio de su mesa de trabajo y que allí permaneció hasta su muerte.
Pablo VI adopta de golpe la misma actitud. Elegido el 21 de junio de 1963, algún tiempo después reclama el texto del Secreto, prueba de su viva preocupación a este respecto. Como no sabía lo que Juan XXIII había hecho de ello, hizo interrogar a Monseñor Capovilla, quien indica el lugar donde el manuscrito había sido colocado. El Papa Pablo VI seguramente lo ha leído en ese momento, pero no habla de ello. Sabéis sin embargo que el 11 de febrero de 1967, al aproximarse el jubileo de las apariciones de Fátima, el Cardenal Ottaviani hizo, a nombre del Papa, una larga declaración sobre el tercer Secreto, para explicar que no sería aún divulgado. Analizando este texto, siguiendo a los expertos portugueses, estoy obligado a constatar que, para justificar a toda costa la no divulgación del Secreto, el prefecto del Santo Oficio, defensor supremo de la verdad en la Iglesia, es obligado a acumular inexactitudes graves, distinciones sin fundamento, afirmaciones contradictorias.
El Papa Juan Pablo I era muy devoto de Nuestra Señora de Fátima. Había ido en peregrinación a la Cova de Iría en julio de 1977. Y, hecho muy curioso, Sor Lucía misma pide encontrarse con él. El Cardenal Luciani fue, pues, al carmelo de Coimbra y tuvo una larga entrevista con la vidente. Estoy en condiciones de afirmar que Sor Lucía le habló del tercer Secreto. Quedó muy impresionado e hizo partícipes de su emoción y de la gravedad del mensaje a los que lo rodeaban, después de su vuelta a Italia. Entonces habló y escribió sobre Fátima en términos vigorosos, expresando su admiración y su confianza total en Sor Lucía, que él consideraba visiblemente como una santa. Llegado a ser Papa, sin duda quiso preparar a la opinión pública antes de hacer algo. Desgraciadamente, nos fue trágicamente arrebatado antes de haber podido hablar.
El Papa Juan Pablo II, después del atentado del 13 de mayo de 1981 y antes de su peregrinación de acción de gracias del 13 de mayo siguiente, ha pedido la ayuda de un traductor portugués de la Curia para tener el sentido de “ciertas expresiones del Secreto propias de la lengua portuguesa”. Él ha leído también el tercer Secreto. Pero no ha querido divulgarlo.
En fin, sabemos que el Cardenal Ratzinger ha tenido conocimiento del mismo. Lo ha declarado al periodista italiano Vittorio Messori. Habló de él dos veces más, en octubre de 1984 y en julio de 1985, evocando su contenido en términos muy diferentes de una a otra vez, lo que es para nosotros muy significativo. Pero siempre para esforzarse, ‒muy vanamente‒ en justificar su no divulgación.
En pocas palabras, después de 25 años, de Juan XXIII a Juan Pablo II, es siempre el mismo rechazo implacable; Roma permanece sorda, obstinadamente, a todas las demandas, vengan de donde vinieran: de la Jerarquía portuguesa o de los responsables del Ejército Azul, del P. Alonso o del Reverendo Laurentin. Nuestro Padre, el abbé de Nantes, ha multiplicado las súplicas, en nombre de todos los miembros de la “Liga de Contrarreforma Católica” en abril de 1973, en noviembre de 1974, el 13 de mayo de 1975, el 25 de noviembre de 1978, el 13 de mayo de 1983, en enero de 1985… ¡Todas estas demandas han quedado sin respuesta! Un silencio tan obstinado debe tener sus razones. Ahora bien, se encuentra que todas las que han sido adelantadas en 1960 no eran más que arguementos inconsistentes. Todo justo para formar una espesa cortina de humo para ocultar una verdad demasiado molesta. Las razones del Cardenal Ottaviani en 1967 no eran más serias. Y pasa lo mismo hoy con las que adelanta su sucesor, el Cardenal Ratzinger.
El verdadero motivo del silencio de Roma, la verdadera razón que todos los otros intentan disimular vanamente, es evidentemente el contenido del famoso Secreto. También es éste un nuevo dato muy esclarecedor para progresar en el descubrimiento del último mensaje de Nuestra Señora.
4) Cuarto hecho capital: la profecía del tercer Secreto se realiza actualmente, bajo nuestros ojos, desde 1960. Hay en efecto un calendario, una referencia es posible en la realización de las profecías de Fátima.
Por una parte, es seguro que nosotros no hemos aún llegado al tiempo anunciado por la conclusión del Secreto. ¿Por qué? Porque Rusia no ha sido aún consagrada al Inmaculado Corazón de María, como debe serlo, y como lo será un día. Sor Lucía lo ha hecho saber claramente, aun después del acto del 25 de marzo de 1984. Rusia no se ha convertido aún y el mundo no está en paz, ¡lejos de esto! Por tanto no estamos al término de la profecía.
Por otra parte, los sucesos anunciados en el tercer Secreto no conciernen solamente a nuestro porvenir, pues nosotros tenemos otra señal: 1960. La Virgen había pedido que el Secreto fuera divulgado en 1960, porque, decía Lucía al Cardenal Ottaviani, “en 1960, el mensaje aparecerá más claro”. Ahora bien, la sola razón que puede hacer una profecía más clara a partir de una fecha determinada es sin ninguna duda el principio de su realización. Y nosotros tenemos otras declaraciones de Lucía diciendo que “el castigo predicho por Nuestra Señora en el tercer Secreto había ya comenzado”.
Podemos estar seguros de que actualmente estamos en los límites extremos de la época relacionada en la profecía. Vivimos, pues, el tercer Secreto y asistimos a los sucesos que anuncia.
 
Falsos Secretos y falsas hipótesis
A partir de esto datos ciertos, se puede descartar toda una serie de falsos secretos que han sido publicados sucesivamente desde hace 25 años. El más famoso de todos ha sido difundido en 1963 por la revista alemana “Neues Europa”, y vuelto a publicar en diversas revistas. Hay en ese texto varios errores monstruosos que prueban suficientemente que se trata de una falsedad. Y, además, aun cuando nos afirman que el texto publicado está formado de “extractos” del Secreto verdadero, esos “extractos” son al menos cuatro veces más largos que el contenido de la hoja de papel sobre la cual Lucía ha redactado el conjunto del auténtico tercer Secreto.
Se pueden descartar también un buen número de falsas hipótesis. Por supuesto, no se trata ‒como osa pretenderlo el P. Caprile‒ de una simple invitación a la oración y a la penitencia. ¡La Virgen María no hubiera pedidoa Lucía esperar a 1944 ó 1960 para divulgar un mensaje que repetiría palabra por palabra su mensaje público del 13 de octubre de 1917!
Tampoco se trata de profecías de felicidad: el tercer Secreto de Fátima no reúne seguramente las miras llenas de optimismo del Papa Juan XXIII anunciando que el Concilio sería “un nuevo Pentecostés”, “una nueva primavera de la Iglesia”. Si esto fuera así, él mismo o sus sucesores nos lo habrían revelado. ¡“Si fuera alegre, decía muy justamente el Cardenal Carejeira, nos lo dirían. Puesto que no nos dicen nada, es que es triste”! Sí, es evidentemente grave y trágico.
No es tampoco el anuncio del fin del mundo, puesto que la profecía de Fátima termina con una promesa maravillosa e incondicional, que se la debería predicar a tiempo y a destiempo, porque es la fuente de una inconfundible esperanza: “Al fin mi Corazón Inmaculado triunfará, el Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y se dará al mundo un tiempo de paz”.
¿Sería éste el anuncio de una tercera guerra mundial? ¿De una guerra atómica? Sería juicioso pensarlo, pues aquí la profecía no haría más que confirmar los más lúcidos análisis políticos… ¿La Virgen María no hubiera predicho esta guerra futura, horrible, que nos amenaza tan trágicamente? Siguiendo al P. Alonso, se puede demostrar que esto no es sin duda lo esencial del tercer Secreto. Por una sólida razón: y es que este anuncio de castigos materiales, de nuevas guerras y de persecuciones contra la Iglesia, constituye el contenido específico del segundo Secreto. ¿Hemos reflexionado sobre el alcance terrible de esas simples palabras: “Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendfrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas”? “La Santa Virgen, nos ha dicho, confiaba Sor Lucía al P. Fuente, que muchas naciones desaparecerían de la superficie de la tierra, que Rusia será instrumento del castigo del Cielo para el mundo si no obtenemos antes la conversión de esta pobre nación”. Es por esto que es de temer que la palabra “aniquiladas” se deba tomar al pie de la letra, en su sentido obvio: aniquiladas, destruidas a fondo, enteramente. Inverosímil en 1917, esta trágica amenaza no lo es para nosotros hoy, en la era atómica.
Es pues claro: todos los castigos materiales que aún nos amenazan, inclusive los más espantosos, como la guerra nuclear, o la expansión del comunismo sobre todo el planeta, estaban ya anunciados por Nuestra Señora en su segundo Secreto, y conocíamos también los medios sobrenaturales para conjurarlos, antes de que sea demasiado tarde. Podemos etar seguros que nada de todo esto vendrá en la tercera parte del Secreto, afirma el P. Alonso. O al menos, añadiría yo, si allí se hace de él nueva alusión ‒como es del todo posible‒ éste no será el tema esencial de este tercer Secreto. En efecto, puesto que el Secreto está compuesto de tres partes coherentes, pero distintas, y cuyas fechas de divulgación fijadas por el Cielo no eran las mismas, se puede estar seguro que la tercera parte del Secreto no va a repetir la misma cosa que la segunda, con algunas líneas de diferencia.
 
Un castigo espiritual
Se trata sin duda principalmente de un castigo espiritual, mucho peor aún, más temible que el hambre, las guerras y las persecuciones, pues concierne a las almas, su salvación o su perdición eterna. El P. Alonso, nombrado en 1966 experto oficial de Fátima por Mons. Venancio, lo ha demostrado en uno de los tomos de su gran obra crítica, en catorce volúmenes, ¡que desgraciadamente se le ha prohibido publicar! Pero él ha podido después de todo, antes de su muerte el 12 de diciembre de 1981, hacernos conocer sus conclusiones en diversos folletos y numerosos artículos en revistas teológicas. Mis pesquisas personales solamente me han permitido clarificar, completar y precisar su tesis, que nuevos documentos han venido a confirmar.
He aquí el más importante: el 10 de septiembre de 1984, Monseñor Cosme do Amaral, el actual obispo de Leiría-Fátima, declaraba en el aula magna de la Universidad Técnica de Viena, durante el curso de un período de preguntas y respuestas: “El Secreto de Fátima no habla ni de bombas atómicas, ni de cabezas nucleares, ni de misiles SS-20. Su contenido, insiste, no concierne más que a nuestra Fe. Identificar el Secreto con anuncios catastróficos o con un holocausto nuclear, es deformar el sentido del mensaje. La pérdida de la fe de un continente es peor que el aniquilamiento de una nación; y es verdad que la fe disminuye continuamente en Europa”.
Durante diez años, el obispo de Fátima ha guardado un silencio absoluto sobre el contenido del tercer Secreto. Cuando abre la boca para hacer una declaración tan firme, se puede estar moralmente seguro que no ha hablado así sin antes haber consultado a Sor Lucía. Tanto más cuando en 1981, él ya había desmentido los falsos secretos, diciendo que había interrogado a la vidente a este respecto. Es decir, que la tesis del Padre Alonso es ahora públicamente confirmada por el obispo de Fátima: es una terrible crisis de la Iglesia, es la pérdida de la fe que la Virgen Inmaculada ha anunciado precisamente para nuestra época, si sus peticiones no eran cumplidas suficientemente. Y éste es el drama al cual asistimos de 1960.
Lo esencial está dicho, y yo me contentaré ahora con evocar las principales etapas de mi demostración sobre el verdadero contenido del tercer Secreto.
 
La pérdida de la fe
En un primer capítulo, expongo las razones que prueban que el tercer Secreto habla efectivamente de la pérdidad de la fe. Y la principal, es el elemento del tercer Secreto que conocemos ya. En efecto, nosotros no conocemos de él solamente el contexto. Sor Lucía nos ha indicado la primera frase: “En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe, etc.” Esta pequeña frase, que la vidente ha añadido intencionadamente cuando ella ha redactado el Secreto por segunda vez, es con seguridad significativo. Ella nos ha dado, muy discretamente, la clave del tercer Secreto.
“En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe: esta frase insinúa con claridad un estado crítico de la Fe que sufrirán otras naciones, es decir una crisis de la fe; mientras que Portugal salvará su fe… Así, pues, escribe aún el P. Alonso, en el período que precede al gran triunfo del Corazón Inmaculado de María se producirán las cosas terribles que son el objeto de la tercera parte del Secreto. ¿Cuáles? Si «en Portugal se conservarán siempre los dogmas de la Fe»… se puede deducir de ello con toda claridad que en otras partes de la Iglesia esos dogmas o bien se van a oscurecer, o aún van a perderse”.
La mayor parte de los intérpretes se ha adherido a esta interpretación: el Padre Martins dos Reis, el canónigo Galamba, Monseñor Venancio, el P. Luis Kondor, el P. Messias Dias Coelho. El 18 de noviembre último, durante una conferencia que el abbé Laurentin daba en París ‒¡es sorprendente!‒ se declaraba también favorable a esta solución.
Añadiremos que el Cardenal Ratzinger ha hablado en este sentido a Vittorio Messori, diciendo que el tercer Secreto concierne a “los peligros que pesan sobre la fe y la vida del cristiano”. En fin, nosotros lo hemos dicho, el actual obispo de Fátima es aún más explícito. Él deja entender que se trata de una crisis de la Fe a escala de varias naciones y de continentes enteros… Una tal defección tiene un nombre en la Sagrada Escritura: es “la apostasía”. Y es muy posible que esa palabra se encuentre en el mismo texto del Secreto.
 
El desfallecimiento y el castigo de los Pastores
En un segundo capítulo demuestro que hay más: el tercer Secreto insiste seguramente sobre la pesada responsabilidad de las almas consagradas, de los sacerdotes, de los obispos y de los mismos Papas en esta crisis de la Fe sin precedente que ha atacado a la Iglesia desde hace 25 años. He dado varias pruebas de ello, varios indicios muy claros. Debo contentarme aquí con citar al P. Alonso:
“Es pues totalmente probable, escribe, que el texto del tercer Secreto haga alusiones concretas a la crisis de la Fe de la Iglesia y a la negligencia de los mismos pastores”. Habla aún más, de “luchas internas en el seno de la misma Iglesia y de graves negligencias pastorales de la alta jerarquía”, de “deficiencias de la alta jerarquía de la Iglesia”.
Esas afirmaciones tan granves, el P. Alonso no las ha escrito seguramente y publicado en 1976, y de nuevo en 1981, algunas semanas antes de su muerte, sin haber maduramente pesado todo su alcance. Experto oficial de Fátima, ¿habría adoptado, ‒después de diez años de trabajos y de numerosas conversaciones con Sor Lucía‒, una posición tan atrevida, sobre un asunto tan ardiente, sin asegurarse al menos el acuerdo tácito de la vidente? La respuesta no deja duda alguna.
Este anuncio de deficiencias de la Jerarquía, y de los mismos Papas, explica todo: el cuidado lacerante de los res videntes esforzándose heroicamente por orar, orar mucho y de sacrificarse sin cesar por el Santo Padre; los tres meses de insuperable agonía que Sor Lucía debió afrontar antes de osar escribir ese texto; explica en fin por qué los Papas, desde el optimista Juan XXIII hasta Juan Pablo II, han vacilado, tardado, y sin cesar dejado para más tarde su divulgación, buscando a toda costa mantenerlo oculto (…)

La Gran Apostasía de los “Últimos Tiempos” anunciada por las Escrituras
A alguno que preguntaba sobre el contenido del tercer Secreto, Sor Lucía respondió un día: “¡Está en el Evangelio y en el Apocalipsis, leedlos!” Ha confiado también al P. Fuentes que la Virgen María le había hecho ver claramente que “estamos en los últimos tiempos del mundo” (lo que no significa, es necesario decirlo, el tiempo del fin del mundo y del juicio final, puesto que primero debe venir el triunfo del Corazón Inmaculado de María). El mismo Cardenal Ratzinger, evocando discretamente el contenido del Secreto de Fátima, ha mencionado tres elementos importantes: “los peligros que pesan sobre la fe”, “la importancia de los últimos tiempos”, y el hecho de que las profecías “contenidas en el tercer Secreto corresponden a los que anuncia la Escritura”. Aun sabemos que Lucía ha indicado un día los capítulos 8 a 9 del Apocalipsis.
Es por eso que consagro los dos últimos capítulos de mi libro a recordar las grandes enseñanzas de Nuestro Señor, de San Pablo y de San Juan ‒¡de tal modo desconocidos hoy!‒ anunciando las turbaciones, las herejías y finalmente la gran apostasía que sobrevendrán en los “últimos tiempos”. Y, de hecho, las aproximaciones objetivas entre las profecías de la Escritura y la gran profecía de la Virgen de Fátima, al alba del siglo XX, parecen muy numerosas y sorprendentes: ¿cómo, por ejemplo, atribuir al azar el hecho de que los tres Secretos de Fátima parecen corresponder, de manera sorprendente, a los tres temas principales que desarrolla sucesivamente el Apocalipsis en sus capítulos 11, 12 y 13?
Hemos dicho ya bastante para comprender que nada es tan importante, tan necesario, tan urgente como hacer conocer, sin tardanza, a todos los fieles de la Iglesia el texto del Secreto de María en su integridad, en su límpida verdad, en su riqueza profética y su trascendencia divina.
 
Hermano Michel de la Santísima Trinidad
(Tomado de su libro “Toda la verdad sobre Fátima”, publicado en agosto de 1985)